…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Entradas etiquetadas como ‘quotes’

Dejar Fluir

raindrops

Ayer participé en un curso de iniciación a la Radiestesia y pude aprender a trabajar con mi Yo Superior como herramienta de conexión y sanación. El curso me encantó porque me dio una introducción básica al uso de las varillas de Radiestesia que ya había escuchado muchas veces antes y a las que también se habían hecho referencia en muchos otros cursos. Aprendí también a trabajar con el péndulo para revisar los chakras, detectar la energía de los espacios y obtener respuestas intuitivas e información acerca de tantas cuestiones como permita nuestra imaginación.

Durante el curso tuve la oportunidad de hacer una consulta a la facilitadora haciendo uso de otra herramienta para cuestiones sobre las que no se obtiene una respuesta clara a través de las gráficas y fue muy interesante obtener la respuesta acerca de mi Plan Divino y la necesidad de aceptación, tener paciencia y dejar fluir.

A veces la vida tiene su propio modo de enviarte las señales y repetirte esos mensajes a los que debes prestar atención y no puedes ignorar. Esa misma noche después del curso vimos la maravillosa película “El extraordinario viaje de T.S. Spivet” que me recordó lo fácil que es fluir con la vida en lugar de complicarlo siempre todo…

“Lo más asombroso de las gotas de agua es que siempre se deslizan por el camino donde encuentran menos resistencia, justo al contrario que los seres humanos”
T.S. Spivet
Anuncios
Imagen

The ultimate measure of a man

S C U L P T U R E  &  A R T

Imagen

No existen verdades nuevas

No existen verdades nuevas, sino sólo

Imagen

Elige tus pensamientos

2014-01-23_1613

¿Cuál es la ventaja de cometer errores?

145073689

Ya decía Baltasar Gracián que “no hay error sin autor, ni necedad sin padrino,” pero lo bueno que tienen los desaciertos acreditados o los errores plausibles que cometemos es que traen sus consecuencias y ellas tienen el gran poder de hacernos cambiar.

Los seres humanos tenemos la tendencia a ser perros de costumbre y esto ya lo demostraban los experimentos sobre el condicionamiento aprendido que el psicólogo ruso Ivan Pavlov condujo por allá por los principios del siglo XX; y sólo para que conste, dichos experimentos no sólo fueron llevados a cabo con perros sino también con niños.

Tenemos la tendencia, como personas, a automatizar los aprendizajes y por eso cuando algo funciona, lo continuamos haciendo. Sólo basta con observar la conducta de los bebés que desde temprana edad descubren cómo expresarse para conseguir lo que quieren. Pero moverse a base de reflejos es en parte lo que nos hace tan renuentes al cambio. Una vez que hemos fijado un aprendizaje, nos cuesta cambiarlo y en ocasiones ni siquiera somos capaces de preguntarnos si lo que estamos haciendo responde a una conducta aprendida, a la costumbre o si tal vez no tiene sentido.

Cometer errores tiene el gran potencial de permitirnos descubrir quiénes somos, a qué tememos y a reiterarnos en nuestra condición de humanos. Los errores suelen dejarnos una oportunidad para el aprendizaje, quizás para volver a intentarlo pero de otra manera, tal vez para aprender a perdonar, posiblemente para aprender a vivir sin arrepentimientos pero sobre todo para crecer y progresar.

No siempre podremos sentirnos seguros de lo que hacemos pero cometer errores es una forma de identificar dónde difieren nuestros pensamientos de nuestros actos. En algún momento a todos nos ha pasado creer que nos vamos a sentir de una manera al hacer algo y tras hacerlo nos damos cuenta de que no nos sentimos así o de que el resultado no fue el que esperábamos, pero no pasa nada.

Puede ser muy duro aceptar que nos hemos equivocado pero lo más bonito es saber reconocerlo y no olvidar que fallar es una parte esencial de nuestra experiencia de vida. No sólo aprendemos algo nuevo cada día sino que aprendemos algo nuevo con cada error. Hay que seguir andando y para eso siempre hay que volverse a levantar.

 

“He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganaba el partido y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y es por eso que tengo éxito”
~Michael Jordan

¿Por qué elegimos seguir sufriendo?

130873924

Llegué a mi 5ta sesión de mi primer ciclo de terapia muy revuelta. En vista de las circunstancias mi Renacedora decidió posponer la actividad que tenía preparada para ese día y en su lugar hicimos un trabajo de perdón a mí misma.

Entonces me perdoné por sentirme triste, por sentirme abandonada, por no ser capaz de volver a mi casa, por haberla abandonado en primer lugar, por sentirme perdida, por no saber qué hacer ni cómo volver a encontrarle el sentido a mis días… Me perdoné por todas las cosas por las que yo misma me acusaba y por aquellas que me hacían sentir inmensamente culpable en ese instante.

Tanto en la 5ta como en todas las sesiones anteriores me había cansado de repetirle a mi terapeuta que yo no quería sentirme así pero que no sabía cómo salir del agujero en el que me encontraba.

Quizás de forma inconsciente esperaba que ella me dijese cómo hacerlo, pero lo mejor de esta terapia es que el Renacedor nunca te dice lo que debes hacer; sólo te plantea las preguntas y luego te acompaña mientras tú descubres las respuestas.

Aquel  día me tocó contestar a la pregunta:

¿Qué gano con estar triste o echar de menos a mi ex?

Me precipité a contestar que no ganaba mucho o más bien nada; en lugar de ello yo sólo creía que seguir guardando la esperanza de que volviese significaba que todo el malestar por el que estaba pasando sólo era temporal.

Ese pensamiento; el creer que iba a volver, hacía que todo fuese menos doloroso y más llevadero. Hasta ese momento eso fue lo único que pude contestar a la pregunta.

Mi terapeuta me animó a pensar qué más podría ganar yo con mi actitud de abandono y dolor. Estuve unos instantes en silencio haciendo un verdadero esfuerzo por comprender a dónde quería llevarme con esa pregunta. Finalmente entendí que mi pataleta no era más que una forma de reclamar amor. Estar mal y ser la víctima de aquel abandono suponía que otros se preocupasen por mí, me mimasen y me atendiesen. Estar fatal era mi manera de obtener esa atención; y a cambio de ese beneficio yo seguía enganchada al sufrimiento.

Muchas veces pensamos que otras personas son responsables por los traumas y sufrimientos que experimentamos en el presente, pero en realidad esto es algo que nos procuramos nosotros mismos. Elegimos sufrir porque a cambio obtenemos algún beneficio,

  • ya sea algo que creemos carecer y que de otro modo no podríamos obtener
  • o algo que nos de una excusa o justifique el ser como somos (especialmente esos aspectos de nosotros mismos que no son precisamente los más positivos). Es más fácil decir que tenemos un motivo para ser así o para sentirnos así, que el hacer un esfuerzo por mejorar nuestra condición.

Lo cierto de la historia, nos guste o no;  es que la única forma de deshacernos de las cosas que nos causan dolor es simplemente soltarlas.

Los dolores hay que vivirlos y no estoy sugiriendo que debamos suprimir las emociones negativas. Sólo digo que hay que aprender a dejarlas partir y elegir sentirnos bien en lugar de sufrir.

No hay sufrimiento real ni motivos verdaderos para quedarnos enganchados a emociones que nos martirizan. Además hacerlo no cambia la situación que sea que nos haya hecho llegar a sentir tal estado de dolor y sufrimiento; sólo alimenta el malestar y nos mantiene en el círculo vicioso.

Entonces, ¿para qué elegir seguir sufriendo?

“Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera.”
~François de La Rochefoucauld

Avance

scan0012

Transformar los bloqueos en un salto hacia adelante es la auténtica función de un maestro. El psicoterapeuta simplemente te pone parches; ésa es toda su tarea: no está ahí para transformarte. Necesitas una metapsicología: la psicología de los budas. La aventura más grande en la vida consiste en atravesar un bloqueo conscientemente. Es el mayor de los riegos porque no hay ninguna garantía de que ese bloqueo se convierta en un avance. Se convierte, pero estas cosas no se pueden garantizar. Tu caos viene de antiguo: durante muchas, muchas vidas has estado en él. Es espeso y denso. Es casi un universo en sí mismo, así que cuando entras en él con tu pequeña capacidad, por supuesto que hay peligro. Sin embargo, sin afrontar este peligro nadie ha podido volverse una persona más integrada, nade se ha convertido jamás en un individuo, en alguien indivisible.

El zen o la meditación es el método que te ayudará a atravesar el caos, a atravesar la noche oscura del alma, permaneciendo equilibrado, disciplinado, alerta.

El amanecer no está lejos, pero antes de que puedas alcanzarlo tienes que atravesar la negra anoche; y ésta se hará aún más oscura a medida que aquél se acerque.

~Osho, Walking in Zen, Sitting in Zen Chapter 1

 

Un brillante resplandor emana del plexo solar, o centro de poder, de la figura, cuya postura es de euforia y determinación. Todos nosotros llegamos de vez en cuando a un punto en el que sentimos: “¡Basta ya!”. En estos momentos parece que tendríamos que hacer algo, cualquier cosa, incluso aunque más tarde resulte ser un error, para zafarnos de las cargas y restricciones que nos limitan; si no lo hacemos, éstas pueden llegar a asfixiarnos y a bloquear nuestra propia energía vital. Si ahora mismo estás sintiendo ese “¡basta ya!”, permítete tomar el riesgo de romper los viejos moldes y limitaciones que han estado impidiendo que fluya la energía. Haciéndolo así, te quedarás sorprendido de la vitalidad y poder que este “paso adelante” puede traer a tu vida.

Mira dentro de ti…

200282755-001
No conozco un valor mayor que el necesario para mirar dentro de uno mismo.
~Buda

El extraño

Así que te sientes un extraño; eso está bien. Es un período transitorio. Ahora tienes que estar atento para no llenarte de dolor y sufrimiento. Ahora que Dios ya no está aquí, ¿quién te va a consolar? No necesitas consuelo. La humanidad ha madurado. Sé un hombre, sé una mujer, y mantente firme…

La única forma de estar conectado con la existencia consiste en ir hacia dentro. Porque allí en el centro, aún estás conectado. Has sido desconectado físicamente de tu madre, y esta desconexión era absolutamente necesaria para convertirte en un individuo por derecho propio. Pero no estás desconectado del Universo; tu conexión con él ocurre a través de la consciencia. No lo puedes ver, así que tienes que ir más profundo, hacia dentro, con gran atención, observando, siendo un testigo, y encontrarás la conexión. ¡El Buda es la conexión!

~Osho God is Dead: Now Zen is the Only Living Truth Chapter 3
    

El niño pequeño de esta carta está parado de pie frente a una reja, mirando a través de ella. Es tan pequeño y está tan convencido de que no puede pasar que es incapaz de ver que la cadena que aguanta la reja no está cerrada. Todo lo que tiene que hacer es abrirla.
   
El sentirnos abandonados o excluidos nos trae el sentimiento de ser un niño pequeño y desamparado. No es sorprendente, ya que este sentimiento se origina en nuestras experiencias infantiles más tempranas. El problema consiste en que está tan profundamente arraigado que suena una y otra vez en nuestras vidas, como una cinta de cassette. Tienes ahora la oportunidad de parar la cinta, de dejar de atormentarte con la idea de que no vales lo suficiente para ser aceptado e incluido. Reconoce las raíces de estos sentimientos en el pasado y abandona el viejo dolor. Esto te traerá claridad para ver cómo podrías abrir la puerta y adentrarte en aquello que más deseas llegar a ser.

A unos pocos días de cerrar mi primer ciclo de Rebirthing tras 7 meses de un gran y profundo trabajo personal, llevo algunos días experimentando una genuina sensación de felicidad y paz interior que no depende de ningún factor externo. En algún momento todos nos hemos sentido forasteros en nuestra propia vida, pero los períodos de transición pueden resultar en cambios positivos según cómo enfrentemos las circunstancias y la actitud que asumamos frente a ellas.

Mi propia transición ha sido hacia la madurez, hacia la consciencia, hacia el crecimiento y hacia eso que me hace darme cuenta de que varias puertas se han abierto frente a mí y que ahora sólo tengo que seguir adelante. Comienzo a coger las riendas de mi vida, a hacerme responsable por mí misma y a avanzar por caminos nuevos, caminos de cambios llenos de colores que me hacen sentir como en un mundo mágico.

Lo que estoy viviendo ahora, es simplemente espectacular. No puedo describirlo con palabras.

Lo que está delante de nosotros y lo que está detrás es poco importante comparado con lo que reside en nuestro interior.
~Oliver Wendell Holme

Lo Simple y lo Ordinario

Algunas veces sucede que te vuelves uno, en algunos raros momentos. Observas el océano, lo tremendamente salvaje que es y de repente, olvidas tu división, tu esquizofrenia, te relajas. O, caminando por los Himalayas, viendo la nieve virgen sus cumbres, de pronto te invade una sensación de tranquilidad, y dejas de necesitar ser falso porque no hay otro ser humano ante el cual serlo. Te sientes en armonía. O, escuchando una hermosa música, te sientes uno. Siempre que en cualquier situación te vuelves uno, una paz, una felicidad, una bendición te rodea, surge en ti: te sientes pleno. No es necesario esperar estos momentos: estos momentos pueden convertirse en tu vida ordinaria. Estos momentos extraordinarios pueden volverse momentos ordinarios. Ésta es toda la intención del Zen. Puedes vivir una vida extraordinaria dentro de una vida ordinaria: cortar madera, preparar leña, llevar agua del pozo; puedes estar tremendamente en paz contigo mismo. Fregar el suelo, preparar la comida, lavar la ropa… Puedes estar perfectamente en paz, porque todo el tema tiene que ver con llevar a cabo tu acción de forma total, disfrutando, gozando con ello.

~Osho Dang Dang Doko Dang Chapter 3

Esta figura caminando en la naturaleza nos enseña que la belleza puede encontrarse en las cosas ordinarias y simples de la vida. Con mucha facilidad no apreciamos este hermoso mundo en el que vivimos. Limpiar la casa, arreglar el jardín, preparar una comida: las tareas más mundanas adquieren una cualidad sagrada cuando se realizan con todo tu compromiso, con amor y por sí mismas, sin un pensamiento de recompensa o reconocimiento.

Ahora estás encarando un momento donde éste enfoque fácil, natural y profundamente ordinario ante las situaciones que te encuentras traerá mejores resultados que cualquier intento por tu parte de ser brillante y agudo, es decir, extraordinario. Olvídate de aparecer en los titulares por el último invento o de impresionar a tus amigos y colegas con tu inigualable cualidad de estrella. El regalo especial que tienes que obsequiar ahora se ofrece mejor tomando las cosas con sencillez y fácilmente, paso a paso.

Nube de etiquetas