…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Entradas etiquetadas como ‘positivismo’

Gratitud: Sentir para Creer

1455160_10153523902610654_264316567_n

El agradecimiento es la memoria del corazón
~Lao Tsé

 

Ser agradecidos es una habilidad que podemos aprender para poder alinearnos con lo que verdaderamente resuena con nosotros y abrirnos a recibir más cosas.

Creo que no se nos enseña lo suficiente a ser agradecidos y que pasamos demasiado tiempo enfocando nuestra atención en las cosas que no van como “deberían.” Pero esto nos mantiene centrados en emociones de una vibración muy baja y no nos hace sentir bien.

Recientemente he notado que no sólo nos cuesta ser agradecidos sino que tampoco sabemos recibir el agradecimiento que viene de otras personas. Muchas veces me he encontrado en situaciones en las que expreso mi agradecimiento a otras personas ya sea por su tiempo, por su dedicación, por sus gestos o por su presencia y enseguida me contestan que no tengo por qué agradecerles nada.

Esto me parece curioso porque nos pasamos la vida quejándonos de que las cosas no van bien pero luego no nos percatamos de las cosas que sí van bien e incluso cuando lo hacemos es como si internamente no nos sintiéramos merecedores de aquello y entonces lo “rechazamos” de alguna manera o nos saboteamos internamente diciendo a los demás que “no hay nada qué agradecernos” o que lo positivo que nos ha ocurrido es “demasiado bueno para ser cierto”.

 

Pero yo sí me siento agradecida y creo en expresar el agradecimiento. De otro modo es como comprar y envolver un regalo y no darlo.

Yo he notado cambios significativos en mi vida cuando practico el arte de la gratitud ya pesar de que hoy en día se encuentran por Internet millones de listas con “motivos” por los que estar agradecidos, hay muy poco sobre las verdaderas razones por que practicar la gratitud.

 

¿Cuáles son mis razones para practicar la gratitud?

  1. Yo practico la gratitud porque me obliga a reconocer las cosas buenas de mi vida. No nada más se trata de dar por sentado que las cosas vayan bien sino de de verdad tomar consciencia de que hay bondad en mi vida por todas partes.
  2. Yo practico la gratitud porque me permite mantenerme enfocada en las cosas positivas de mi vida. Ser agradecida es una manera de elegir deliberadamente en qué quiero centrar mi atención y esto hace que aquello en lo que me centro se expanda.
  3. Yo practico la gratitud porque me permite recordar que soy parte de un todo. No somos seres humanos aislados; somos seres humanos a quienes cada día se nos dan miles de bendiciones de las que casi ni somos conscientes y que sin lugar a duda no dependen de nosotros.
  4. Yo practico la gratitud porque me hace sentir bien y me impide entrar en el círculo vicioso de la negatividad y las críticas.
  5. Yo practico la gratitud porque me ayuda a ser más amable con los demás, con la vida y conmigo misma. Cuando soy agradecida me olvido de lo que he dado para recordar lo que he recibido y esto me permite reconocer que le importo a otros quienes dedican su tiempo o su energía en mí.
  6. Yo practico la gratitud porque me permite avanzar en mi camino. Una vez que entiendo que el mundo no es hostil hacia mí y que el Universo trabaja para mí; entonces me siento capaz de alinearme con mi camino y abrirme a recibir más.

 

“Educarnos en el sentimiento de gratitud significa buscar y valorar la gentileza que se encuentra detrás de las acciones que nos benefician. Nada de lo que se hace en nuestro favor ocurre porque así tenga que ser: todo se origina en la voluntad positiva que se dirige a nosotros. Acostúmbrense siempre a expresar agradecimiento con sus palabras y acciones.”
~Albert Schweitzer

¿Por qué elegimos seguir sufriendo?

130873924

Llegué a mi 5ta sesión de mi primer ciclo de terapia muy revuelta. En vista de las circunstancias mi Renacedora decidió posponer la actividad que tenía preparada para ese día y en su lugar hicimos un trabajo de perdón a mí misma.

Entonces me perdoné por sentirme triste, por sentirme abandonada, por no ser capaz de volver a mi casa, por haberla abandonado en primer lugar, por sentirme perdida, por no saber qué hacer ni cómo volver a encontrarle el sentido a mis días… Me perdoné por todas las cosas por las que yo misma me acusaba y por aquellas que me hacían sentir inmensamente culpable en ese instante.

Tanto en la 5ta como en todas las sesiones anteriores me había cansado de repetirle a mi terapeuta que yo no quería sentirme así pero que no sabía cómo salir del agujero en el que me encontraba.

Quizás de forma inconsciente esperaba que ella me dijese cómo hacerlo, pero lo mejor de esta terapia es que el Renacedor nunca te dice lo que debes hacer; sólo te plantea las preguntas y luego te acompaña mientras tú descubres las respuestas.

Aquel  día me tocó contestar a la pregunta:

¿Qué gano con estar triste o echar de menos a mi ex?

Me precipité a contestar que no ganaba mucho o más bien nada; en lugar de ello yo sólo creía que seguir guardando la esperanza de que volviese significaba que todo el malestar por el que estaba pasando sólo era temporal.

Ese pensamiento; el creer que iba a volver, hacía que todo fuese menos doloroso y más llevadero. Hasta ese momento eso fue lo único que pude contestar a la pregunta.

Mi terapeuta me animó a pensar qué más podría ganar yo con mi actitud de abandono y dolor. Estuve unos instantes en silencio haciendo un verdadero esfuerzo por comprender a dónde quería llevarme con esa pregunta. Finalmente entendí que mi pataleta no era más que una forma de reclamar amor. Estar mal y ser la víctima de aquel abandono suponía que otros se preocupasen por mí, me mimasen y me atendiesen. Estar fatal era mi manera de obtener esa atención; y a cambio de ese beneficio yo seguía enganchada al sufrimiento.

Muchas veces pensamos que otras personas son responsables por los traumas y sufrimientos que experimentamos en el presente, pero en realidad esto es algo que nos procuramos nosotros mismos. Elegimos sufrir porque a cambio obtenemos algún beneficio,

  • ya sea algo que creemos carecer y que de otro modo no podríamos obtener
  • o algo que nos de una excusa o justifique el ser como somos (especialmente esos aspectos de nosotros mismos que no son precisamente los más positivos). Es más fácil decir que tenemos un motivo para ser así o para sentirnos así, que el hacer un esfuerzo por mejorar nuestra condición.

Lo cierto de la historia, nos guste o no;  es que la única forma de deshacernos de las cosas que nos causan dolor es simplemente soltarlas.

Los dolores hay que vivirlos y no estoy sugiriendo que debamos suprimir las emociones negativas. Sólo digo que hay que aprender a dejarlas partir y elegir sentirnos bien en lugar de sufrir.

No hay sufrimiento real ni motivos verdaderos para quedarnos enganchados a emociones que nos martirizan. Además hacerlo no cambia la situación que sea que nos haya hecho llegar a sentir tal estado de dolor y sufrimiento; sólo alimenta el malestar y nos mantiene en el círculo vicioso.

Entonces, ¿para qué elegir seguir sufriendo?

“Si no tenemos paz dentro de nosotros, de nada sirve buscarla fuera.”
~François de La Rochefoucauld

Atrévete a Soñar

Pide un deseo el día 12/12/12

make a wish

Hoy será el último día repetitivo que veremos EVER y por eso creo que es una ocasión para pedir algo al Universo y tratarnos a nosotros mismos con mucho cariño. Recordemos que:

En la vida , no puedes dar marcha atrás,
No puedes cambiar los días
e ir de la noche a la mañana.

Debes ir siempre hacia adelante,
día tras día, año tras año,
no puedes permanecer parado.
Nadie puede detener el tiempo.

Hay muchas encrucijadas,
por eso fíjate en las luces:
avaricia desmedida,
egoísmo enloquecedor,
celos enfermizos,
son luces rojas
en el semáforo de la vida.

Detente, porque tras ellas
hay solamente caminos tortuosos
y precipicios escondidos.

La amistad, el perdón, la ayuda,
la ternura, son luces verdes,
sigue adelante sin miedo:
sé cariñoso y amable en el trato
diario con personas y cosas.

Deja que el motor de tu corazón
siempre esté en marcha y no te olvides
que existe solamente una llave
segura de contacto:
 
“EL AMOR”

10 mandamientos para vivir mejor

stay positive

  1. No te preocupes de las actividades humanas; el preocuparse es la menos productiva.
  2. No tengas miedo; la mayor parte de las cosas a las que le tenemos miedo nunca suceden.
  3. No seas rencoroso; el rencor es una de las cargas más pesadas de la vida.
  4. Enfrenta cada problema según llega; de todas maneras sólo puedes manejarlos uno a uno.
  5. No te lleves los problemas a la cama; son malos compañeros del sueño.
  6. No tomes prestado los problemas de los demás; ellos pueden manejarlos mejor que tú.
  7. No revivas el ayer; para bien o para mal se ha ido para siempre. Concéntrate en lo que está pasando en tu vida y sé feliz ahora.
  8. Sé un buen oyente; sólo cuando escuchas obtienes ideas diferentes a las que tienes.
  9. No te dejes caer por la frustración; mantén siempre una actitud positiva.
  10. Cuenta tus bendiciones, incluso si son pequeñas; muchas bendiciones pequeñas hacen una grande.

Sé feliz

Sé que este vídeo tiene tiempo circulando pero yo lo sigo encontrando inspirador cada vez que lo veo y me gusta verlo de vez en cuando para “recordar” las cosas que verdaderamente no hay que perder de vista. Simplemente me encanta!!!

 

Acuérdate de lo bueno…

La ruptura del vínculo existente entre nosotros y alguien a quien queremos provoca dolor. Aunque se acepte la separación hay días en los que es inevitable sentirse un poco decaído. Pero tener pensamientos agradables genera bienestar; por eso dicen que “el arte de la vida consiste en tener tantos de aquellos pensamientos como sea posible.”

En días como hoy, me dedico estas palabras, para volver a levantarme y seguir andando…

Cuando el cielo esté gris, acuérdate cuando lo viste profundamente azul.
Cuando sientas frío, piensa en un sol radiante que ya te ha calentado.
Cuando sufras una temporal derrota, acuérdate de tus triunfos y de tus logros.
Cuando necesites amor, revive tus experiencias de afecto y ternura.

Acuérdate de lo que has vivido y de lo que has dado con alegría.

Recuerda los regalos que te han hecho. Los abrazos y besos que te han dado, los paisajes que has disfrutado y las risas que de ti han brotado. Si esto has tenido, lo puedes volver a tener, y lo que has logrado lo puedes volver a ganar.

Alégrate por lo bueno que tienes y por lo bueno de los demás, acéptalos tal cual son; deshecha los recuerdos tristes y dolorosos y sobre todo no tengas ningún rencor, no te lastimes más. Piensa en lo bueno, en lo amable, en lo bello y en la verdad.

Recorre tu vida, detente en donde haya bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez. Visualiza aquel atardecer que te emocionó. Revive esa caricia espontánea que se te dio. Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido, piensa y vive bien.

Allí en tu mente están guardadas todas las imágenes ¡y sólo tú decides cuales has de volver a mirar!

No hay carga que se nos dé y no tengamos la capacidad de llevar.

Busca siempre vivir el presente aprendiendo del pasado, no cargues con situaciones y problemas que ya han pasado.

Piensa en esto: ¿Cuál era tu mayor problema hace diez años? Probablemente ahora sea nada.

Ahora, si dentro de diez años tus problemas actuales no han de ser nada ¿Por qué vivir tristes por ellos?

~Madre Teresa de Calcuta

Peticiones de hoy

Hacer encargos al Universo es una práctica que comencé recientemente una vez que descubrí que tengo la fuerza y las posibilidades para realizar mis sueños y abrir paso al “comienzo de una vida en la que se van a cumplir los deseos tan pronto como sean pensados.”

Hoy me disponía a realizar unas gestiones en la oficina de desempleo de mi localidad y en lugar de darle fuerza a lo terrible que me parecía tener que pasarme un par de horas en cola hasta que me atendiesen para luego salir de allí más tarde, probablemente sin si quiera haber resuelto mi problema -como ya me había pasado otras veces-, me dije a mí misma “verás que hoy no encuentras cola, te atienden rápido y solucionas todo“.

Todo comenzó cuando llegué al mero centro de la ciudad y conseguí aparcamiento en primera línea en un lugar en el que a esa hora y en ese lugar, es casi imposible hacerlo. “Bien”, me dije.

Mientras me acercaba a la oficina no avisté la típica cola que suele haber, así que por un momento pensé que que se encontraba cerrada por las festividades de Semana Santa. Finalmente llegué a la puerta y me acomodé justo detrás de la última persona que esperaba al final. En menos de 2 minutos me pasaron a la sala. Sólo esperé 2 minutos más hasta que me atendieron y así, como por arte de magia, se dieron las cosas EXACTAMENTE como yo las había pedido: no encontré cola, me atendieron rápido y solucioné todo.

¿Suerte? ¿Casualidad?

Pídeselo al Universo, que él te lo concederá.

En ocasiones se harán posible cosas que cualquier estadística echaría por tierra.
~Bärbel Mohr
Fuente:
Pídeselo al Universo de Bärbel Mohr
 

Nube de etiquetas