…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Entradas etiquetadas como ‘Osho’

Avance

scan0012

Transformar los bloqueos en un salto hacia adelante es la auténtica función de un maestro. El psicoterapeuta simplemente te pone parches; ésa es toda su tarea: no está ahí para transformarte. Necesitas una metapsicología: la psicología de los budas. La aventura más grande en la vida consiste en atravesar un bloqueo conscientemente. Es el mayor de los riegos porque no hay ninguna garantía de que ese bloqueo se convierta en un avance. Se convierte, pero estas cosas no se pueden garantizar. Tu caos viene de antiguo: durante muchas, muchas vidas has estado en él. Es espeso y denso. Es casi un universo en sí mismo, así que cuando entras en él con tu pequeña capacidad, por supuesto que hay peligro. Sin embargo, sin afrontar este peligro nadie ha podido volverse una persona más integrada, nade se ha convertido jamás en un individuo, en alguien indivisible.

El zen o la meditación es el método que te ayudará a atravesar el caos, a atravesar la noche oscura del alma, permaneciendo equilibrado, disciplinado, alerta.

El amanecer no está lejos, pero antes de que puedas alcanzarlo tienes que atravesar la negra anoche; y ésta se hará aún más oscura a medida que aquél se acerque.

~Osho, Walking in Zen, Sitting in Zen Chapter 1

 

Un brillante resplandor emana del plexo solar, o centro de poder, de la figura, cuya postura es de euforia y determinación. Todos nosotros llegamos de vez en cuando a un punto en el que sentimos: “¡Basta ya!”. En estos momentos parece que tendríamos que hacer algo, cualquier cosa, incluso aunque más tarde resulte ser un error, para zafarnos de las cargas y restricciones que nos limitan; si no lo hacemos, éstas pueden llegar a asfixiarnos y a bloquear nuestra propia energía vital. Si ahora mismo estás sintiendo ese “¡basta ya!”, permítete tomar el riesgo de romper los viejos moldes y limitaciones que han estado impidiendo que fluya la energía. Haciéndolo así, te quedarás sorprendido de la vitalidad y poder que este “paso adelante” puede traer a tu vida.

Anuncios

El extraño

Así que te sientes un extraño; eso está bien. Es un período transitorio. Ahora tienes que estar atento para no llenarte de dolor y sufrimiento. Ahora que Dios ya no está aquí, ¿quién te va a consolar? No necesitas consuelo. La humanidad ha madurado. Sé un hombre, sé una mujer, y mantente firme…

La única forma de estar conectado con la existencia consiste en ir hacia dentro. Porque allí en el centro, aún estás conectado. Has sido desconectado físicamente de tu madre, y esta desconexión era absolutamente necesaria para convertirte en un individuo por derecho propio. Pero no estás desconectado del Universo; tu conexión con él ocurre a través de la consciencia. No lo puedes ver, así que tienes que ir más profundo, hacia dentro, con gran atención, observando, siendo un testigo, y encontrarás la conexión. ¡El Buda es la conexión!

~Osho God is Dead: Now Zen is the Only Living Truth Chapter 3
    

El niño pequeño de esta carta está parado de pie frente a una reja, mirando a través de ella. Es tan pequeño y está tan convencido de que no puede pasar que es incapaz de ver que la cadena que aguanta la reja no está cerrada. Todo lo que tiene que hacer es abrirla.
   
El sentirnos abandonados o excluidos nos trae el sentimiento de ser un niño pequeño y desamparado. No es sorprendente, ya que este sentimiento se origina en nuestras experiencias infantiles más tempranas. El problema consiste en que está tan profundamente arraigado que suena una y otra vez en nuestras vidas, como una cinta de cassette. Tienes ahora la oportunidad de parar la cinta, de dejar de atormentarte con la idea de que no vales lo suficiente para ser aceptado e incluido. Reconoce las raíces de estos sentimientos en el pasado y abandona el viejo dolor. Esto te traerá claridad para ver cómo podrías abrir la puerta y adentrarte en aquello que más deseas llegar a ser.

A unos pocos días de cerrar mi primer ciclo de Rebirthing tras 7 meses de un gran y profundo trabajo personal, llevo algunos días experimentando una genuina sensación de felicidad y paz interior que no depende de ningún factor externo. En algún momento todos nos hemos sentido forasteros en nuestra propia vida, pero los períodos de transición pueden resultar en cambios positivos según cómo enfrentemos las circunstancias y la actitud que asumamos frente a ellas.

Mi propia transición ha sido hacia la madurez, hacia la consciencia, hacia el crecimiento y hacia eso que me hace darme cuenta de que varias puertas se han abierto frente a mí y que ahora sólo tengo que seguir adelante. Comienzo a coger las riendas de mi vida, a hacerme responsable por mí misma y a avanzar por caminos nuevos, caminos de cambios llenos de colores que me hacen sentir como en un mundo mágico.

Lo que estoy viviendo ahora, es simplemente espectacular. No puedo describirlo con palabras.

Lo que está delante de nosotros y lo que está detrás es poco importante comparado con lo que reside en nuestro interior.
~Oliver Wendell Holme

Lo Simple y lo Ordinario

Algunas veces sucede que te vuelves uno, en algunos raros momentos. Observas el océano, lo tremendamente salvaje que es y de repente, olvidas tu división, tu esquizofrenia, te relajas. O, caminando por los Himalayas, viendo la nieve virgen sus cumbres, de pronto te invade una sensación de tranquilidad, y dejas de necesitar ser falso porque no hay otro ser humano ante el cual serlo. Te sientes en armonía. O, escuchando una hermosa música, te sientes uno. Siempre que en cualquier situación te vuelves uno, una paz, una felicidad, una bendición te rodea, surge en ti: te sientes pleno. No es necesario esperar estos momentos: estos momentos pueden convertirse en tu vida ordinaria. Estos momentos extraordinarios pueden volverse momentos ordinarios. Ésta es toda la intención del Zen. Puedes vivir una vida extraordinaria dentro de una vida ordinaria: cortar madera, preparar leña, llevar agua del pozo; puedes estar tremendamente en paz contigo mismo. Fregar el suelo, preparar la comida, lavar la ropa… Puedes estar perfectamente en paz, porque todo el tema tiene que ver con llevar a cabo tu acción de forma total, disfrutando, gozando con ello.

~Osho Dang Dang Doko Dang Chapter 3

Esta figura caminando en la naturaleza nos enseña que la belleza puede encontrarse en las cosas ordinarias y simples de la vida. Con mucha facilidad no apreciamos este hermoso mundo en el que vivimos. Limpiar la casa, arreglar el jardín, preparar una comida: las tareas más mundanas adquieren una cualidad sagrada cuando se realizan con todo tu compromiso, con amor y por sí mismas, sin un pensamiento de recompensa o reconocimiento.

Ahora estás encarando un momento donde éste enfoque fácil, natural y profundamente ordinario ante las situaciones que te encuentras traerá mejores resultados que cualquier intento por tu parte de ser brillante y agudo, es decir, extraordinario. Olvídate de aparecer en los titulares por el último invento o de impresionar a tus amigos y colegas con tu inigualable cualidad de estrella. El regalo especial que tienes que obsequiar ahora se ofrece mejor tomando las cosas con sencillez y fácilmente, paso a paso.

Despacio… que ya estoy en casa

La meditación es una forma de medicina: se usa solamente por el momento. Una vez has aprendido la cualidad, no necesitas hacer una meditación en particular, la meditación se ha extendido a toda tu vida. Caminar es Zen, sentarse es Zen.

Entonces, ¿Cuál será la cualidad? Observando, alerta, gozoso, sin metas, centrado, amoroso, fluyendo, uno camina. Y la caminata se convierte en un paseo. Amoroso, alerta, observador, sin motivos. No te sientas por un motivo particular. Simplemente disfrutas de lo hermoso que es sentarse sin hacer nada, qué relajante, cómo descansa… Después de una caminata, te sientas debajo de un árbol y la brisa viene y te refresca. A cada momento uno tiene que encontrarse a gusto con uno mismo, sin intentar mejorar, sin cultivar nada, sin practicar nada.

Caminar es Zen, sentarse es Zen. Hablando o en silencio, moviéndose o inmóvil, la esencia se encuentra a gusto. La esencia se encuentra a gusto, ésta es la frase clave. Esta es la llave resumida, hagas lo que hagas, en lo más profundo de tu ser permanece a gusto, fresco, calmado, centrado.

~Osho, The Sun Rises in the Evening

“…precisamente como esta tortuga, cargamos con nuestra casa a cualquier sitio donde vamos. No hay necesidad de afanarse, no hay necesidad de buscar refugio en todas partes. Aunque nos movamos en las profundidades de las aguas emocionales, podemos permanecer contentos con nosotros mismos y libres de ataduras.

Es un momento en que estás listo para abandonar todo tipo de expectativas que has tenido sobre ti mismo y sobre otra gente, y asumir la responsabilidad por cualquier ilusión que hayas podido estar llevando. No hay necesidad de hacer nada más que descansar en la plenitud de lo que eres ahora mismo. Si deseos, esperanzas y sueños se están disolviendo, tanto mejor. Su desaparición está abriendo espacio para que se produzca una nueva cualidad de quietud y aceptación de lo que es, y serás capaz de dar la bienvenida a ese desarrollo de una forma que nunca fuiste capaz de hacer antes. Saborea esta cualidad de ir más despacio, de llegar a descansar y reconocer que ya estás en casa.

Madurez

Cuando el fruto está maduro, cae del árbol por sí mismo. En un momento pende de las ramas del árbol, lleno de jugo. Al siguiente momento cae, no porque se le haya forzado a caer, o porque haya hecho el esfuerzo de desprenderse, sino porque el árbol ha reconocido su madurez y simplemente lo suelta… Simplemente es el momento apropiado.

“Solamente si tu meditación te ha traído una luz que brilla cada noche, la muerte no será una muerte para ti sino una puerta a lo divino. Con la luz en tu corazón, la muerte se transforma en una puerta y entras en el espíritu universal; te vuelves uno con el océano y, a menos que conozcas la experiencia oceánica, has vivido en vano. “Ahora” es siempre el momento, y la fruta siempre está madura. Tú sólo necesitas acumular valor para entrar en tu bosque interior. La fruta siempre está madura y el tiempo siempre es el tiempo adecuado. No existe la inoportunidad.

~Osho, A Sudden Clash of Thunder

Soltar

“En la existencia no hay nadie que sea superior y nadie que sea inferior. La brizna de hierba y la gran estrella son absolutamente iguales… Pero el hombre quiere ser más que otros, quiere conquistar la naturaleza; de ahí que tenga que luchar constantemente. Toda la complejidad surge de esta lucha.

La persona inocente es aquella que ha renunciado a luchar; aquella a quien no le interesa ser más superior, ni actuar, ni probar que es alguien especial; la que se ha vuelto como una rosa o como una gota de rocío sobre la hoja del loto; la que se ha vuelto parte de este infinito; la que se ha fundido, se ha disuelto y se ha hecho una con el océano y no es más que una ola; aquella que no tiene idea del «yo». La desaparición del «yo» es la inocencia.”

~Osho, The White Lotus

“Es el momento de dejarlo ir, permitiendo la tristeza pero sin intentar agarrarlo. Algo más grande te está esperando, hay nuevas dimensiones por descubrir. Has pasado el punto de no retorno ahora, y la gravedad está haciendo su trabajo: acompáñala; representa la liberación.”

Amigabilidad

“Primero medita, sé dichoso; luego, el amor sucederá por sí mismo. Luego, estar con otros es hermoso, y también lo es estar solo. Por tanto, asimismo, es simple. No dependes de otros y no haces que otros dependan de ti. En ese caso siempre existe una amistad, una amigabilidad. Nunca acaba por convertirse en una relación: siempre es un «relacionarse». Te relacionas pero no creas un matrimonio. El matrimonio surge del miedo, el relacionarse surge del amor. Te relacionas mientras las cosas se dan bien, compartes; y si ves que ha llegado el momento de partir porque los caminos se separan en una encrucijada, dices adiós con mucha gratitud por lo que el otro ha significado para ti, por todos los gozos y todos los placeres y todos los hermosos momentos que has compartido con él, sin sufrimiento, sin dolor; simplemente te separas.”

~Osho, The White Lotus

Las Cargas

“Si en estos días la vida parece que no fuese más que una lucha desde la cuna hasta la tumba, puede que sea el tiempo de sacudir los hombros y ver qué tal te sientes caminando sin estos personajes sobre tu espalda.

Tienes tus propias montañas por conquistar, tus propios sueños que cumplir, pero nunca tendrás la energía para conseguirlo a menos que te liberes de todas las expectativas procedentes de los demás y que ahora piensas que son tuyas. Probablemente sólo existen en tu propia mente, pero ello no quiere decir que no puedan agobiarte. Es el momento de aligerarte y enviarlos a paseo.”

Es ahora

Es ahora

Elegí este día para comenzar a escribir porque es el mejor ejemplo de que sólo existe este momento. Ayer estaría conmemorando 3 años junto a alguien especial y mañana 4 meses desde que ese alguien me dejó. Sin embargo todo lo que existe es este momento; y hoy es un día normal.

Con respecto a ayer sólo hay una cosa que decir:

En la misma medida que libero a los demás de cualquier culpa, tengo también cuidado de no culparme a mí misma. Sé que todas mis experiencias son una fuente de crecimiento y aprendizaje.

Con respecto a mañana cabe mencionar que:

Los dos somos humanos y no podemos predecir el futuro. Cuando tengo plena confianza en mí misma, desaparecen mis temores y sólo queda el amor.

Y…

Me recuerdo una y otra vez que el mundo me necesita para aportar más amor. Hay tantas personas que darían la bienvenida a mi amor…

Por esto estoy aquí…. “«Ahora» es siempre el momento.” ~Osho

Nube de etiquetas