…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Entradas etiquetadas como ‘gratitud’

Gratitud: Sentir para Creer

1455160_10153523902610654_264316567_n

El agradecimiento es la memoria del corazón
~Lao Tsé

 

Ser agradecidos es una habilidad que podemos aprender para poder alinearnos con lo que verdaderamente resuena con nosotros y abrirnos a recibir más cosas.

Creo que no se nos enseña lo suficiente a ser agradecidos y que pasamos demasiado tiempo enfocando nuestra atención en las cosas que no van como “deberían.” Pero esto nos mantiene centrados en emociones de una vibración muy baja y no nos hace sentir bien.

Recientemente he notado que no sólo nos cuesta ser agradecidos sino que tampoco sabemos recibir el agradecimiento que viene de otras personas. Muchas veces me he encontrado en situaciones en las que expreso mi agradecimiento a otras personas ya sea por su tiempo, por su dedicación, por sus gestos o por su presencia y enseguida me contestan que no tengo por qué agradecerles nada.

Esto me parece curioso porque nos pasamos la vida quejándonos de que las cosas no van bien pero luego no nos percatamos de las cosas que sí van bien e incluso cuando lo hacemos es como si internamente no nos sintiéramos merecedores de aquello y entonces lo “rechazamos” de alguna manera o nos saboteamos internamente diciendo a los demás que “no hay nada qué agradecernos” o que lo positivo que nos ha ocurrido es “demasiado bueno para ser cierto”.

 

Pero yo sí me siento agradecida y creo en expresar el agradecimiento. De otro modo es como comprar y envolver un regalo y no darlo.

Yo he notado cambios significativos en mi vida cuando practico el arte de la gratitud ya pesar de que hoy en día se encuentran por Internet millones de listas con “motivos” por los que estar agradecidos, hay muy poco sobre las verdaderas razones por que practicar la gratitud.

 

¿Cuáles son mis razones para practicar la gratitud?

  1. Yo practico la gratitud porque me obliga a reconocer las cosas buenas de mi vida. No nada más se trata de dar por sentado que las cosas vayan bien sino de de verdad tomar consciencia de que hay bondad en mi vida por todas partes.
  2. Yo practico la gratitud porque me permite mantenerme enfocada en las cosas positivas de mi vida. Ser agradecida es una manera de elegir deliberadamente en qué quiero centrar mi atención y esto hace que aquello en lo que me centro se expanda.
  3. Yo practico la gratitud porque me permite recordar que soy parte de un todo. No somos seres humanos aislados; somos seres humanos a quienes cada día se nos dan miles de bendiciones de las que casi ni somos conscientes y que sin lugar a duda no dependen de nosotros.
  4. Yo practico la gratitud porque me hace sentir bien y me impide entrar en el círculo vicioso de la negatividad y las críticas.
  5. Yo practico la gratitud porque me ayuda a ser más amable con los demás, con la vida y conmigo misma. Cuando soy agradecida me olvido de lo que he dado para recordar lo que he recibido y esto me permite reconocer que le importo a otros quienes dedican su tiempo o su energía en mí.
  6. Yo practico la gratitud porque me permite avanzar en mi camino. Una vez que entiendo que el mundo no es hostil hacia mí y que el Universo trabaja para mí; entonces me siento capaz de alinearme con mi camino y abrirme a recibir más.

 

“Educarnos en el sentimiento de gratitud significa buscar y valorar la gentileza que se encuentra detrás de las acciones que nos benefician. Nada de lo que se hace en nuestro favor ocurre porque así tenga que ser: todo se origina en la voluntad positiva que se dirige a nosotros. Acostúmbrense siempre a expresar agradecimiento con sus palabras y acciones.”
~Albert Schweitzer
Anuncios

Una entrevista excepcional…

¿Padre que es lo que mas le sorprende de la humanidad?…

Dios respondió…

… Que se aburren de ser niños y quieran crecer rápido, para después desear ser niños otra vez…
Que desperdicien la salud para hacer dinero y luego pierdan el dinero para recuperar la salud…
Que ansían el futuro y olviden el presente pues así no viven ni el presente ni el futuro…
Que vivan como si nunca van a morir y mueran como si nunca han vivido…

Quedé en silencio un rato y le igual le pregunté…

¿Padre, cuáles son las lecciones de vida que quieres que tus hijos aprendamos?

Y con una sonrisa respondió…

Que aprendan que no pueden hacer que nadie los ame sino dejarse amar,
que lo mas valioso en la vida no es lo que tenemos sino a quien tenemos,
que una persona rica no es quien tiene más sino quien necesita menos,
y que el dinero puede comprar todo menos la felicidad…

Que el físico atrae pero la personalidad enamora…
Que quien no valora lo que tiene, algún día se lamentará por haberlo perdido…
Que quien hace mal algún día recibirá su merecido.

Si quieres ser feliz haz feliz a alguien,
si quieres recibir, da un poco de ti,
rodéate de buenas personas y sé una de ellas.

Recuerda, a veces de quien menos esperas es quien te hará vivir buenas experiencias!
Nunca arruines tu presente por un pasado que no tiene futuro.
Una persona fuerte sabe cómo mantener en orden su vida.
Aún con lágrimas en los ojos se las arregla para decir con una sonrisa “Estoy Bien”.

Amigabilidad

“Primero medita, sé dichoso; luego, el amor sucederá por sí mismo. Luego, estar con otros es hermoso, y también lo es estar solo. Por tanto, asimismo, es simple. No dependes de otros y no haces que otros dependan de ti. En ese caso siempre existe una amistad, una amigabilidad. Nunca acaba por convertirse en una relación: siempre es un «relacionarse». Te relacionas pero no creas un matrimonio. El matrimonio surge del miedo, el relacionarse surge del amor. Te relacionas mientras las cosas se dan bien, compartes; y si ves que ha llegado el momento de partir porque los caminos se separan en una encrucijada, dices adiós con mucha gratitud por lo que el otro ha significado para ti, por todos los gozos y todos los placeres y todos los hermosos momentos que has compartido con él, sin sufrimiento, sin dolor; simplemente te separas.”

~Osho, The White Lotus

Nube de etiquetas