…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Entradas etiquetadas como ‘expectativas’

7 Razones por las que Nos Gusta Criticar a Otros

Ponle cariño a la vida

170524937

“Muchos pensaban que yo poseía dones especiales o poderes poco comunes; pero sencillamente había leído y experimentado hasta que aprendí a usar lo que aprendí.”
~Jose Silva

Hoy me he sentido totalmente identificada con esta frase porque muchas veces la gente alaba mi inteligencia como si yo tuviese dotes especiales y aunque ante los ojos de otras personas mi inteligencia pudiese parecer en ocasiones más elevada de lo que en realidad es, lo cierto es que me considero una persona lista, pero no dotada de un coeficiente intelectual superior al de la mayoría de la gente. Seguramente si así fuera estaría sentada en Harvard descubriendo el agua tibia; aunque para eso no bastaría con ser inteligente sino que también necesitaría un montón de pasta!

Alguna vez me pregunto qué significará para esas personas que me alaban el ser “muy inteligente.” ¿Tener una titulación suma cum laude? ¿Saber algo de ordenadores? ¿Hablar otro idioma? ¿Ser independiente? ¿Poder escribir más de 50 palabras por minuto? ¿Ser pluriempleada? Porque si tuviese que hacer una lista de todas las cosas sobre las que no me entero o sobre aquellas que se me dan fatal; seguro que en esos aspectos resaltaría más por mi torpeza.

Yo soy más perfeccionista que inteligente y en realidad la mitad de las cosas por las que me alaban no son cuestión de inteligencia sino de ponerle un poco de cariño a la vida. Quizás mi cuidado al detalle y dedicación por hacer las cosas bien y culminar lo que empiezo es lo que me lleva realmente a conseguir resultados que luego la gente cree que no son más que mero acto de la divina providencia y de unos genes que muy convenientemente juegan a mi favor.

El que otras personas me consideren “muy inteligente” es por supuesto una excusa para todo tipo de expectativas y sucesivos comentarios como: “no sé cómo alguien TAN inteligente como tú pudo cometer un error así”, “me esperaba esto de cualquiera pero no de alguien TAN inteligente”, “parece mentira que con LO inteligente que eres hayas hecho algo así” (como si yo no tuviese derecho a caerme y levantarme), “esto mejor hazlo tú que eres MÁS inteligente” y, hablando claro; al margen de que lo que me digan me beneficie o me perjudique, estoy convencida de que nada va de ser o no inteligentes; si acaso, va de tener un poco de maña.

Lo que intento decir es que a veces sólo hace falta creer en lo que hacemos y hacerlo todo lo bien que podamos pero no creyéndonos la historia de que somos los mejores sino verdaderamente poniendo nuestro empeño sin esperar nada a cambio y sin intentar impresionar a nadie. Lo único que hace falta es prestar un poco de atención y ser un poco listos para poner en práctica todo lo que hemos aprendido y aquello que ya tenemos dentro; entonces el resto del mundo tendrá que cargar con el peso de sus propias expectativas independientemente de que  nos achaquen los aciertos o los fallos a la “inteligencia” como si se tratase de un ser con vida propia y voz cantante.

Todos tenemos la capacidad de absorber, de aprender, de evolucionar, de crecer y de adaptarnos; pero lo que consideramos “milagros” a veces no son más que fenómenos puramente naturales que resultan de nuestro propio poder de convicción, de sanación, de materialización y de nuestra fe si tan sólo nos encontrásemos siempre agudamente receptivos a todo lo que nos rodea y a lo que nos decimos a nosotros mismos.

“Entre las leyes del universo parece existir una especia de ley cósmica que garantiza que todos nosotros, no importa cuan ilustres o cuan inferiores seamos, cuan brillantes o cuan torpes seamos, podemos tomar parte en el advenimiento de sucesos legítimos por medio de la firmeza de nuestro deseo, nuestra creencia y nuestra expectativa.”
~Jose Silva

Entonces, ¿a qué esperas para ponerle cariño a la vida y sacar a relucir tu “inteligencia”?

Atrévete a Soñar

Give a little love…

…Todos podemos aprovechar una mano o un hombro sobre el que apoyarnos … igual de importante aunque quizás no tan obvio es extender el apoyo a los demás… Cuando extiendes tu apoyo a otras personas en su proceso de maximización, recibes múltiples beneficios. Experimentas tu valía en los otros, tu capacidad para hacerlo diferente y la satisfacción de dar desinteresadamente. Aprendes la magia del amor en acción. Mientras te diriges hacia tu maximización, te das cuenta de que eres parte de una gran familia y de que no eres el único que está en la selva en busca de lo mismo.

La llave para que el apoyo extendido te enriquezca y alivie a los demás es que lo hagas por el alegría que siente tu corazón al hacerlo y no por la necesidad de recibir una recompensa en el futuro.

~Bob Mandel, Maximízate

Este vídeo me inspira muchísimo y me hace sentir como que I am all up for making the world a better place.

Tu amor marca la gran diferencia

La nueva tienda

Oculto en la semilla… encontramos el árbol entero.

UNA NOCHE, UNA MUJER soñó con una tienda nueva que se había inaugurado recientemente en su calle. En el momento de entrar en ella, reconoció a Dios detrás del mostrador.

«¿Qué vendes en tu tienda?», le preguntó.

«Todo lo que te apetezca», contestó Dios.

La mujer casi no pudo creerse la suerte que tenía, pero decidió aprovechar la oportunidad y pedir sólo de lo mejor.

Caviló durante un buen rato y después realizó su pedido.

«Quiero amor y felicidad para toda la vida, y paz para mi alma», dijo. «También me gustaría tener sabiduría y valor para no tener mie­do nunca jamás». De nuevo, estuvo un rato pensando para no olvidar­se de nada .. «Ah, sí», continuó, «no solamente quiero lo que te he pe­dido para mí, sino también para todos los hombres de la Tierra».

Dios sonrió y dijo:

«Querida, yo creo que me has entendido mal. Aquí no tenemos frutas. Aquí sólo hay semillas».

“AQUÍ SOLO HAY SEMILLAS. El resto lo tienes que hacer tú mismo. Tú eres el responsable para que, dentro del ámbito de tu influencia, crezcan de la semilla plantas fuertes y sanas. Tú eres el jardinero y debes ocuparte de que la sequía o cabras salvajes no destruyan el brote tierno.

Dios te puede dar las mejores semillas, pero si no caen en tierra fér­til y no las cuidas y las conservas no se pueden desarrollar ni las mejo­res capacidades ..

Caiga lo que caiga en el suelo fecundo de tu alma, cuídalo y guár­dalo con esmero. Presta atención y cuidado, y protégelo de los comen­tarios mordaces de tu razón analítica y de las plagas de los consejos y comentarios de amigos, que son como una invasión de insaciables lan­gostas. Consérvalo en silencio en tu corazón. Deja que la semilla crez­ca lentamente y las cabras salvajes se echarán a descansar a la sombra de un árbol enorme en vez de comérsela cuando todavía es un brote.

Y aunque no tengamos influencia sobre la clase de suelo en el que caerá nuestra semilla, ya sea éste un despeñadero de montaña pobre y arrasado por el viento, una amplia llanura seca donde tienes que ir en busca de agua o un jardín del Edén, no importa; allí donde caiga nues­tra semilla enraizará con todo nuestro amor y fuerza. Echa un vistazo a tu vida. Justamente aquí está tu sitio. Justamente aquí tienes que es­tar. Justamente aquí crece tu árbol a lo ancho, a lo largo y en profun­didad.”

 

A menudo nos enfocamos demasiado en los factores externos, en ésos que nos generan preocupación y sobre los cuales tenemos muy poca o nada de influencia. A menudo, nos olvidamos de volver la mirada hacia nuestro interior y trabajar sobre aquellas cosas que dependen de nosotros y que sí podemos cambiar.

En ese trabajo introspectivo me he estado centrando en los dos últimos meses y por eso he estado un poco ausente por aquí. Durante unos días lo atribuí al poco tiempo libre que me deja la actividad cotidiana para dedicarme a esto, pero lo cierto es que durante todos mis años de bloggera siempre he tenido períodos de absentismo similares a éste y otros de una alta actividad inspiradora que me empuja a escribir con mayor frecuencia y a sacar el tiempo de donde no lo tengo cuando siento al necesidad imperante de escribir. Considerando que el tiempo es ilusorio y que tengo más que suficiente para hacer y vivir o que me hace feliz; estoy de vuelta y con mejor disposición que nunca.

Despacio… que ya estoy en casa

La meditación es una forma de medicina: se usa solamente por el momento. Una vez has aprendido la cualidad, no necesitas hacer una meditación en particular, la meditación se ha extendido a toda tu vida. Caminar es Zen, sentarse es Zen.

Entonces, ¿Cuál será la cualidad? Observando, alerta, gozoso, sin metas, centrado, amoroso, fluyendo, uno camina. Y la caminata se convierte en un paseo. Amoroso, alerta, observador, sin motivos. No te sientas por un motivo particular. Simplemente disfrutas de lo hermoso que es sentarse sin hacer nada, qué relajante, cómo descansa… Después de una caminata, te sientas debajo de un árbol y la brisa viene y te refresca. A cada momento uno tiene que encontrarse a gusto con uno mismo, sin intentar mejorar, sin cultivar nada, sin practicar nada.

Caminar es Zen, sentarse es Zen. Hablando o en silencio, moviéndose o inmóvil, la esencia se encuentra a gusto. La esencia se encuentra a gusto, ésta es la frase clave. Esta es la llave resumida, hagas lo que hagas, en lo más profundo de tu ser permanece a gusto, fresco, calmado, centrado.

~Osho, The Sun Rises in the Evening

“…precisamente como esta tortuga, cargamos con nuestra casa a cualquier sitio donde vamos. No hay necesidad de afanarse, no hay necesidad de buscar refugio en todas partes. Aunque nos movamos en las profundidades de las aguas emocionales, podemos permanecer contentos con nosotros mismos y libres de ataduras.

Es un momento en que estás listo para abandonar todo tipo de expectativas que has tenido sobre ti mismo y sobre otra gente, y asumir la responsabilidad por cualquier ilusión que hayas podido estar llevando. No hay necesidad de hacer nada más que descansar en la plenitud de lo que eres ahora mismo. Si deseos, esperanzas y sueños se están disolviendo, tanto mejor. Su desaparición está abriendo espacio para que se produzca una nueva cualidad de quietud y aceptación de lo que es, y serás capaz de dar la bienvenida a ese desarrollo de una forma que nunca fuiste capaz de hacer antes. Saborea esta cualidad de ir más despacio, de llegar a descansar y reconocer que ya estás en casa.

Las Cargas

“Si en estos días la vida parece que no fuese más que una lucha desde la cuna hasta la tumba, puede que sea el tiempo de sacudir los hombros y ver qué tal te sientes caminando sin estos personajes sobre tu espalda.

Tienes tus propias montañas por conquistar, tus propios sueños que cumplir, pero nunca tendrás la energía para conseguirlo a menos que te liberes de todas las expectativas procedentes de los demás y que ahora piensas que son tuyas. Probablemente sólo existen en tu propia mente, pero ello no quiere decir que no puedan agobiarte. Es el momento de aligerarte y enviarlos a paseo.”

Nube de etiquetas