…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Entradas etiquetadas como ‘Eckhart Tolle’

¿Existe la tolerancia infinita?

106351512

“Para ser tolerante uno a veces tiene que soportar situaciones difíciles, mas nunca debe tolerarse el abuso.”
~Bob Mandel

Ciñéndome al concepto más básico de lo que es la tolerancia, podría decirse que su definición habla sobre respetar las ideas o creencias de otras personas incluso cuando éstas difieren de las propias. De esta concepción sacamos por tanto algunos puntos claves para que la tolerancia pueda existir como lo son la aceptación y el respeto.

Hablando sobre la aceptación, se podría decir que se trata de no poner resistencia sino permitir que las cosas simplemente sean como son. Esto a su vez es un aspecto esencial del perdón porque si nos permitimos aceptar cada momento tal y como es, sin juzgarlo; evitaremos crear una acumulación de resentimiento.

Hablando sobre el respeto, se podría decir que honrar los pensamientos y opiniones de los demás sin importar qué tan opuestos sean a los nuestros es la única manera de crear un espacio libre de juicios y mantener relaciones saludables. Todos tenemos derecho a que se nos escuche y se nos respete por lo que pensamos, sentimos o expresamos.

A pesar de esto no hay que caer en la trampa de confundir la tolerancia con la sumisión e ignorar claras situaciones de abuso ya sea físico, verbal, mental o espiritual. Permanecer en una situación de violencia o justificar algo que sin duda alguna nos perjudica, sería equivalente a violar nuestros propios derechos humanos.

Ya dice Bob Mandel que “ser tolerante ante los errores de los otros es un importante acto de amor y compasión”; sin embargo en un entorno en el que no se han creado espacios para que cada persona refleje sus propias ideas y formas de ver las cosas independientemente de que éstas no reciban la aprobación de los demás, será imposible alcanzar la verdadera tolerancia.

Hay conductas que son intolerables independientemente de las circunstancias o de la persona que las manifieste y creo que ahí radica otro punto clave al entender de lo que se trata la tolerancia y el reto que la misma nos presenta: “ser tolerante con el hombre más no con su injusticia.”

Podemos ser tolerantes con una persona y esto no significa que debamos soportar sus conductas intolerables. Incluso si nos centramos en el momento presente y aceptamos que cada cosa suceda como sea que tenga que suceder; tampoco es necesario exponernos a los abusos o dejar que llegue la sangre al río para saber que tenemos un motivo justificado para retirarnos de esas situaciones antes que permitirnos ser víctimas de las mismas o ponernos a la altura del victimario cayendo en las mismas conductas abusivas que condenamos. Debemos aprender a poner un límite y esto es de suma importancia porque nadie más lo hará por nosotros.

En otras palabras;  “no evitas meter la mano en el fuego porque le tengas miedo, sino porque sabes que te quemarías. No necesitas tener miedo para evitar peligros innecesarios; basta un mínimo de inteligencia y sentido común.”

Otro punto importante a tener en cuenta con todo esto del camino hacia la tolerancia infinita, es hacer la distinción entre ser felices y experimentar la paz interna. Como lo expone Eckhart Tolle en su más famoso libro, hay hechos que todos experimentamos en nuestra vida diaria que es imposible que nos hagan felices como lo es por ejemplo la pérdida de un ser querido; sin embargo no es menos cierto que ante una situación como ésta podemos experimentar la paz interior.

Esto significa que podemos amar y perdonar y tolerar a una persona sin que esto implique que tengamos que soportar sus abusos. También podemos amar y perdonar y tolerar a una persona sin que esto signifique que tengamos que mantener una relación con ella. Y no mantener una relación con ella puede que sea algo que no nos haga felices; pero sigue siendo algo válido siempre que podamos experimentar la paz interna y nuestro propio bienestar.

Independientemente de las circunstancias, todas las cosas que vivimos nos enseñan grandes lecciones de las que podemos aprender a crecer y a ser seres más reales y capaces de conectar con la sabiduría interna que nos dejan incluso las situaciones más dolorosas que vivimos.

“Pero si miras de cerca, verás que tu manera de comportarte y tu forma de pensar están diseñadas para perpetuar el dolor, tanto para ti mismo como para los demás. Si realmente fueras consciente de él, este patrón se disolvería, porque desear más dolor es una locura y nadie está conscientemente loco.
~Eckhart Tolle

Learn to be more independent

“When someone hurts you, you learn to be stronger. When someone leaves you, you learn to be more independent.”
~Wilson Kanadi

Una de las cosas que más me ha costado llevar de esta ruptura es la independencia; y no me refiero precisamente a la condición de ser libre, sino a la entereza de carácter que se requiere para estar solo. Mi madre siempre me decía que no tenía claro que yo me fuese a vivir sola porque lo cierto es que no me gusta estarlo, siempre he necesitado del contacto con otras personas y el calor humano para sentirme bien y esto es algo que me ha caracterizado desde que nací; por lo que ahora me veo frente a frente con mi situación actual y aún no estoy segura de cómo llevarlo.

Cuando cumplí los 25 años empecé a sentir la necesidad de independizarme; lo conseguí un par de años más tarde pero nunca viví la experiencia de vivir sola. Salí de casa de mis padres a un piso que compartía con mi pareja, pero ahora él se ha ido y aún hay días en que lo echo de menos y desearía que estuviera a mi lado. Desde que se fue no he podido volver a casa; han pasado 5 meses desde entonces y ahora comienza a invadirme el malestar que me genera saber que en breve tengo que volver a mi piso, me guste o no.

La vida sigue su curso y yo no puedo seguir siendo el apéndice de mis padres o mis hermanos; ahora estoy sola y aunque podría seguir pasando una temporada más larga fuera de casa, supongo que en algún momento tengo que afrontar mi realidad. Estoy bastante mejor emocionalmente pero no sé si aún estoy preparada para volver. Intento no pensar en ello, pero cada vez que lo hago, se me viene el mundo encima y sólo puedo perdonarme a mí misma por sentirme así.

Esta experiencia me ayudará a ser más independiente; a salir un poco del cascarón y la necesidad que tengo de sentirme acompañada o de cierto modo protegida. No es que no disfrute de mis espacios en solitario; de hecho los necesito y creo que son fundamentales para mi bienestar, pero pensar que mi soledad es una condición que se prolonga en el tiempo de forma indefinida no es algo que me entusiasme mucho. Sentir el vacío en el hogar día y noches enteros, no tener con quien compartir las comidas o una buena peli no es precisamente mi idea de satisfacción.

Por supuesto que intento ver todo lo positivo que tiene y pensar que seguramente es cuestión de cogerle el gusto. Lo llevo lo mejor que puedo y procuro repetirme que soy suficiente ahora mismo, que ya soy en mí misma un ser total y completo y que nadie de fuera puede aportarme más de lo que ya soy.

“Aunque el cielo esté totalmente cubierto de nubes negras, el sol no desaparece.”
~Eckhart Tolle

Nube de etiquetas