…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Meditación

¿Qué es?

La meditación es una herramienta que nos permite conectar con nuestro yo interior, con nuestra fuente de vida y con nuestra esencia a través de la practica del recogimiento interior y la concentración sobre un objeto o pensamiento mientras nos mantenemos atentos y plenamente conscientes de nuestros pensamientos y sentimientos, de nuestro cuerpo y del entorno.

Durante la meditaciçon hacemos que nuestras emociones y nuestra mente guarden silencio para que podamos hacer contacto con nuestra alma y en ella encontrar la fuente de nuestros mayores tesoros como lo son la sabiduría, la verdad, el amor, la fortaleza, el poder y la voluntad.

¿Para qué se utiliza?

Aunque la meditación puede tener propósitos religiosos, es también una herramienta enfocada en el mantenimiento de la salud física y mental al igual que en la posibilidad de experimentar una conexión cósmica para encontrar respuestas a preguntas universales.

Cuando, a través de la meditación, logramos entrar en contacto con nuestra alma, nuestra vida comienza a cambiar y permitimos que fluya a travçes de nosotros una energía que puede cambiar todos los aspectos de nuestra vida.

¿Qué características tiene?

La meditación se caracteriza normalmente por tener algunos de estos rasgos:

  • Un estado de concentración sobre la realidad del momento presente
  • Un estado experimentado cuando la mente se disuelve y es libre de sus propios pensamientos
  • Una concentración en la cual la atención es liberada de su común actividad
  • Una focalización de la mente en un único objeto de percepción

¿Por qué practicarla?

La meditación ha sido practicada durante más de 5000 años con propósitos intelectuales, religiosos o de salud. Nos permite conocer quiénes somos realmente y recuperar el estado de equilibrio y calma que muchas veces se ve alterado por los problemas, la rutina y otras insatisfacciones de la vida diaria. Más concretamente a través de la meditación podemos:

  • Acceder al conocimiento de nosotros mismos y nuestro entorno
  • Experimentar el alivio del desasosiego y el parloteo mental constante
  • Reducir el estrés y la presión sanguínea
  • Mejorar la concentración, la memoria, la inteligencia emocional y el funcionmiento del sistema inmunitario
  • Aumentar el cociente intelectual y cambiar partes del cerebro
  • Ampliar la visión de la vida
  • Responder a las situaciones de forma más apropiada
  • incrementar nuestra capacidad para vivir el presente
  • Conectar con nuestros sentidos

¿Cómo y cuándo se practica?

Existen diversos métodos meditativos entre los que se encuentran la meditación de observación de la realidad, la meditación caminando, la meditación con mantras, la meditación (concentración) mirando un objeto, la meditación del amor, la meditación de la compasión y otras; por lo que es recomendable que cada persona encuentre el que más se adecúe a sus necesidades.

A pesar de esto, la mayorçia de las prácticas meditativas conducen al mismo lugar por lo que dejo algunas instrucciones básicas y universales con las que se puede empezar:

  1. Elige un lugar adecuado para realizar la práctica. Se recomienda crear un ambiente tranquilo y relajado. Un lugar quieto es preferible pero no imprescindible. Es importante evitar los distractores externos como la televisión y el teléfono móvil. Se puede utilizar una música adecuada para este propósito y puedes encender una vela y un incienso.
  2. Siéntate en una posición cómoda. Aunque se suele recomendar sentarse en una esterilla en el suelo en posición de loto, también se puede meditar sentado sobre un cojín, en una silla o incluso tumbado (aunque esto último no es muy recomendable). Lo principal es que la espalda esté en posición recta para permitir el flujo de la energía a través de los chakras y que la respiración sea fluida, consciente y a través de la nariz. Inclina la cabeza ligeramente hacia abajo con la barbilla un poco hacia adentro y coloca tus manos con las palmas hacia arriba sobre tus rodillas.
  3. Relaja tu cuerpo. Mientras mantienes un ritmo de respiración natural repasa cada parte de tu cuerpo desde la punta de los pies hacia arriba hasta que te encuentres completamente relajado.
  4. Cierra los ojos o fija tu atención en algún objeto. Centra tu mirada, incluso con los ojos cerrados en alguno de los chakras superiores como entre los ojos.
  5. Plantea una intención. Elige siempre un propósito para la meditación que realices y céntrate en él. Puedes realizar alguna visualización y centrarte en ella.
  6. No bloquees el flujo de pensamientos pero tampoco te quedes distraido con ellos. Aquieta tu mente y deja que los pensamientos vayan y vengan sin intentar controlarlos mientras te mantienes centrado en la respiración. Si mediante la práctica logras reducir la cantidad de pensamientos que te vienen a la mente, habrás conseguido el objetivo y sino, no pasa nada, sólo debes seguir practicando.
  7. Tómate un minuto o dos para volver a tu estado de conciencia habitual y permite que tu mente vuelva lentamente a la habitación o el lugar donde te encuentras. Puedes terminar la meditación juntando las manos como en agradecimiento, a la altura del pecho con los codos hacia los lados y con las palmas haciendo entre ellas un pequeño huequito en el centro. Coge aire y suéltalo recitando 3 OM en voz alta y asegurándote de que al final vibres la MMMMMM con la lengua en el paladar.

La meditación puede durar tanto tiempo como necesites o dispongas. Se dice que mientras más se medita se alcanzan estados más profundos y de claridad mental, pero no es recomendable meditar por largos períodos de tiempo cuando se es principiante. Incluso si no dispones de demasiado tiempo para realizar la práctica meditativa, intenta sacar 5 ó 10 minutos para meditar diariamente.

Hay quienes recomiendan meditar dos veces al día y se dice que las mejores horas son entre las 3 y las 5 de la mañana o entre las 7 y las 8 de la tarde. Se recomienda no haber comido nada en las 2 horas anteriores a la realización de la práctica meditativa ni haber realizado ningún ejercicio físico fuerte. También debes recordar que meditar puede resultar frustrante al principio si tienes muchas expectativas.

 
Fuentes:
Meditación en Wikipedia
Cómo meditar en WikiHow
La meditación en Formarse
How to meditate en Alternative Medicine
La meditación en Nuevo Pensamiento
 
Limitación de responsabilidad: Las fuentes originales han sido parcialmente modificadas para adaptar la información al contenido específico de este blog de uso no comercial licenciado bajo Creative Commons.
 

Resuélvete a comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: