…a ser, a vivir, a reinventarte, a seguir…

Archivo para la Categoría "Vive mejor el presente"

Dejar Fluir

raindrops

Ayer participé en un curso de iniciación a la Radiestesia y pude aprender a trabajar con mi Yo Superior como herramienta de conexión y sanación. El curso me encantó porque me dio una introducción básica al uso de las varillas de Radiestesia que ya había escuchado muchas veces antes y a las que también se habían hecho referencia en muchos otros cursos. Aprendí también a trabajar con el péndulo para revisar los chakras, detectar la energía de los espacios y obtener respuestas intuitivas e información acerca de tantas cuestiones como permita nuestra imaginación.

Durante el curso tuve la oportunidad de hacer una consulta a la facilitadora haciendo uso de otra herramienta para cuestiones sobre las que no se obtiene una respuesta clara a través de las gráficas y fue muy interesante obtener la respuesta acerca de mi Plan Divino y la necesidad de aceptación, tener paciencia y dejar fluir.

A veces la vida tiene su propio modo de enviarte las señales y repetirte esos mensajes a los que debes prestar atención y no puedes ignorar. Esa misma noche después del curso vimos la maravillosa película “El extraordinario viaje de T.S. Spivet” que me recordó lo fácil que es fluir con la vida en lugar de complicarlo siempre todo…

“Lo más asombroso de las gotas de agua es que siempre se deslizan por el camino donde encuentran menos resistencia, justo al contrario que los seres humanos”
T.S. Spivet
Imagen

Obstáculos

Los obstáculos imaginarios son

Nota de los sabios: Felicidad/Depresión

success-1280x1024

No hay diferencia entre felicidad y depresión. Ambas tienen el mismo proceso. Sólo el contenido es diferente. Ambas van y vienen. La mayor diferencia entre las dos es lo que hacemos con ellas.

Siempre estamos buscando la felicidad. Cuando la vemos venir decimos: «Oh, ven aquí, te he visto. Permanece conmigo para siempre.» La felicidad se ríe y dice: «Oh, ella me ha visto, ahora me puedo ir.» Y se va.

En cuanto a la depresión, la vemos venir y decimos: «Vete, no te quiero conmigo.» Y la depresión saluda y dice: «Aquí estoy de nuevo. Voy a crecer cada vez más, hasta que ella me oiga y aprenda lo que tengo que enseñarle.»

Así pues, nos da un golpecito en el hombro y dice: «Por aquí, por aquí», hasta que capta nuestra atención. Entonces se va.

Tanto la felicidad como la depresión tienen algo que enseñarnos. Ambas vienen y se van. Ambas volverán. Es nuestra respuesta y la apertura a aprender de ambas lo que marca la diferencia.

“Mi felicidad es un regalo. Mi depresión es un regalo. Ambas son como mariposas en mi vida.”
~Anne Wilson Schaef

Beneficios del Yoga

A pesar de los mitos que hay sobre el yoga, se debe aclarar que no tiene tintes religiosos, es para personas de cualquier edad, y no es una práctica desconectada de la realidad o “volada”. Todo lo contrario, el yoga ayuda a enfrentar la realidad y los problemas y situaciones diarias de una manera más tranquila y controlada. Sin embargo, para obtener los beneficios físicos, mentales o emocionales, se debe practicar de forma constante y disciplinada.

via Beneficios del Yoga.

La vida es fluir

223001_635198043158612_1208557490_n
“I will not stress myself out about things I can’t Control or Change.”

Control y Cambio son dos términos alrededor de los cuales gira nuestra vida a pesar de que muchas veces no somos conscientes de ello. La mayoría de las personas queremos sentirnos dueños de lo que hacemos, queremos coger el toro por los cuernos y sentir que de una manera u otra dirigimos nuestra vida hacia donde queremos. Sentir que no controlamos nuestra vida nos genera una incertidumbre tremenda. Sentir que no somos capaces de cambiar algo nos genera frustración e impotencia.

Cuando mi yaya aún vivía, recuerdo que una vez me invitó a tomar café y conversaba conmigo mientras me decía que no me sintiera mal tras mi última ruptura porque (según ella) el destino estaba escrito y las cosas me irían bien. Mi madre sin embargo siempre me ha dicho que el destino no existe y que nosotros forjamos nuestro propio camino; por lo que estas dos visiones tan distintas de la vida en un momento determinado me suscitaron un conflicto interno ante el cual acabé por concluir que una parte de la vida depende de nosotros y otra simplemente no. Aunque eso nos de mucho miedo.

Creo que todos estamos aquí para vivir un gran aprendizaje que aún no sabemos cuál es exactamente pero que en su conjunto, todas esas experiencias nos llevarán a algún camino que para mí, finalmente, consiste en descubrir mi propósito en la vida. Un propósito que ya está en mí, con experiencias que ya había elegido vivir incluso antes de nacer aunque ahora no sea consciente de ello; pero de eso se trata: de volverme cada vez más consciente.

Es cierto que tenemos siempre opciones y que podemos elegir qué hacer. Sin embargo también es cierto que hay muchas cosas que no dependen de nosotros, pero nos cuesta abandonarnos al destino, nos cuesta fluir con la vida y permitir que las cosas sean como son porque no queremos sentir el miedo aterrador que implica el no tener el control sobre algo… Especialmente si ese algo es nuestra vida. Pero, ¿qué sentido tiene poner resistencias?

Durante años, cada vez que me pasaba algo que no me gustaba o que yo consideraba una “desgracia”, no podía hacer otra cosa que preguntarme “por qué a mí?” Sin embargo después de completar mi primer ciclo de Rebirthing, esto es algo que ya ni siquiera se me ocurre plantearme. Sólo procuro aceptar lo que me sucede, intento ver cuál es el propósito de esa experiencia (en vez de buscar el motivo que lo generó porque aunque nos fastidie, averiguar las causas no va a cambiar los hechos) y sobretodo procuro mantenerme en el momento presente viendo cada una de esas experiencias como ocasiones para crecer (mi Renacedora llama a estas situaciones que nos mueven o nos revolucionan el mundo oops!” –> “otra oportunidad para sanar”).

Hay cosas que vivimos que no podemos ni controlar ni cambiar; esto es así para todos pero hay personas que no pueden vivir con eso. Una vez que te preguntas ¿qué es lo peor que puede pasar? ante una determinada circunstancia y te das cuenta de que verdaderamente puedes vivir con cualquiera que sea la respuesta; entonces todo el temor y el drama que tu mente ha generado alrededor de “eso” (sea lo que sea) se desvanece.

En mi último post escribí sobre la diferencia entre ser felices y experimentar la paz interna, y hoy nuevamente quiero decir que aunque algunas situaciones se escapen de nuestras manos; podemos siempre aceptar las circunstancias independientemente de que las mismas nos gusten o no. Hay una gran diferencia entre aceptar, resignarse y estar en paz y es importante no confundir una cosa con la otra porque podemos aceptar una situación sin que esto signifique que nos resignemos y podemos sentirnos en paz con una situación sin que esto implique que nos guste la situación; es sólo cuestión de cambiar un poco la perspectiva y dejarnos fluir con el ritmo de la vida porque sí; todo pasa para nosotros y no tiene sentido comernos la cabeza por cosas que no podemos cambiar o controlar.

Al filo de la madrugada

sns022
    Al filo de la madrugada
    prendió la luz de la mañana
    y escribió en papel una y otra vez
    “me despido, me marcho pa’ no volver”.
Salió a vivir con tantas ganas
que echó a correr pidiendo nada
Y empezó a creer, que por una vez
el dolor que sentía le haría bien.
Lo que duele no es irse, duele despedirse,
lo que duele no es el invierno gris,
lo que mata y remata es la cicatriz.
Lo que hoy duele mañana puede que sea nada,
porque un mundo despierta, cuando el otro se apaga.
El corazón no se equivoca,
se guarda todo lo que toca,
late por amor, late por dolor,
se confunde, se entrega, se parte en dos.
Sabe perdonar, pero no sabrá olvidarse,
porque el corazón solo sabe hacer las paces,
y empezó a creer que por una vez
el dolor que sentía se iría.
Lo que duele no es irse, duele despedirse,
lo que duele no es el inviernos gris,
lo que mata y remata es la cicatriz.
Lo que hoy duele mañana puede que sea nada,
porque un mundo despierta, cuando el otro se apaga.
    Lo que hoy duele mañana puede que sea nada,
porque un mundo despierta, cuando el otro se apaga…   
~Rosana Arbelo Gopar

10 mandamientos para vivir mejor

stay positive

  1. No te preocupes de las actividades humanas; el preocuparse es la menos productiva.
  2. No tengas miedo; la mayor parte de las cosas a las que le tenemos miedo nunca suceden.
  3. No seas rencoroso; el rencor es una de las cargas más pesadas de la vida.
  4. Enfrenta cada problema según llega; de todas maneras sólo puedes manejarlos uno a uno.
  5. No te lleves los problemas a la cama; son malos compañeros del sueño.
  6. No tomes prestado los problemas de los demás; ellos pueden manejarlos mejor que tú.
  7. No revivas el ayer; para bien o para mal se ha ido para siempre. Concéntrate en lo que está pasando en tu vida y sé feliz ahora.
  8. Sé un buen oyente; sólo cuando escuchas obtienes ideas diferentes a las que tienes.
  9. No te dejes caer por la frustración; mantén siempre una actitud positiva.
  10. Cuenta tus bendiciones, incluso si son pequeñas; muchas bendiciones pequeñas hacen una grande.

Aún nos queda la vida

life is short

Hoy es uno de esos días en los que amanecí pensando en lo frágiles que somos y en lo breve que es la vida. Vivimos en tiempos revueltos, tiempos en los que los problemas ocupan la mayor parte de nuestros días y parecen agobiarnos cada vez más… Tiempos de “fin de mundo” en los que algunas personas se preguntan qué es realmente el fin del mundo cuando yo lo veo día a día a mi alrededor en las familias que se pelean, en los compañeros de trabajo que no colaboran entre sí, en la gente de la calle que en los lugares públicos se comporta de manera corrompida, en las parejas acaparadoras que empiezan a romperse y en el desdén de quienes viven “sobreviviendo” y “luchando” en vez de sólo vivir y conciliar sus días…

Si pudiésemos tener consciencia de lo efímera de nuestra vida, tal vez pensaríamos dos veces antes de ignorar las oportunidades que tenemos de ser y de hacer a los otros felices. Muchas flores son cortadas muy pronto; algunas apenas pimpollo. Hay semillas que nunca brotan y hay aquellas flores que viven la vida entera hasta que, pétalo por pétalo, tranquilas y vividas, se entregan al viento.

Pero no tenemos cómo adivinar. No sabemos por cuánto tiempo estaremos disfrutando este paraíso. Tampoco las flores que fueron plantadas a nuestro alrededor. Y nos descuidamos a nosotros mismos y a los otros. Nos entristecemos por cosas pequeñas y perdemos un tiempo precioso. Perdemos días, a veces años. Nos callamos cuando deberíamos hablar, y hablamos demasiado cuando deberíamos quedar en silencio. No damos el abrazo que tanto nos pide nuestro corazón porque algo en nosotros impide esa aproximación. No damos un beso cariñoso porque no estamos acostumbrados a eso y no decimos lo que nos gusta porque pensamos que el otro sabe automáticamente lo que sentimos.

Y pasa la noche y llega el día; el Sol nace y adormece, y continuamos siendo los mismos. Reclamamos lo que no tenemos, o que no tenemos lo suficiente. Cobramos a los otros, a la vida, a nosotros mismos, y nos consumimos comparando nuestra vida con la de aquellos que poseen más. ¿Y si probáramos compararnos con aquellos que poseen menos? Eso haría una gran diferencia.

Y el tiempo pasa. Pasamos por la vida y no vivimos. Sobrevivimos, porque no sabemos hacer otra cosa. Hasta que, inesperadamente, nos acordamos y miramos para atrás. Y entonces nos preguntamos: ¿Y ahora? Ahora, hoy, todavía es tiempo de reconstruir alguna cosa; de dar un abrazo; de decir una palabra cariñosa; de agradecer por lo que tenemos.

Nunca se es demasiado viejo, o demasiado joven, para amar, para decir una palabra gentil, para dar cariño. No mires para atrás. Lo que pasó, ya pasó. Lo que perdimos, ya se perdió. Mira hacia adelante. Todavía hay tiempo de apreciar las flores que están enteras a nuestro alrededor. Todavía hay tiempo de agradecer a Dios por la vida, que aunque efímera, aún la tenemos.

~Autor Desconocido

Give a little love…

…Todos podemos aprovechar una mano o un hombro sobre el que apoyarnos … igual de importante aunque quizás no tan obvio es extender el apoyo a los demás… Cuando extiendes tu apoyo a otras personas en su proceso de maximización, recibes múltiples beneficios. Experimentas tu valía en los otros, tu capacidad para hacerlo diferente y la satisfacción de dar desinteresadamente. Aprendes la magia del amor en acción. Mientras te diriges hacia tu maximización, te das cuenta de que eres parte de una gran familia y de que no eres el único que está en la selva en busca de lo mismo.

La llave para que el apoyo extendido te enriquezca y alivie a los demás es que lo hagas por el alegría que siente tu corazón al hacerlo y no por la necesidad de recibir una recompensa en el futuro.

~Bob Mandel, Maximízate

Este vídeo me inspira muchísimo y me hace sentir como que I am all up for making the world a better place.

Tu amor marca la gran diferencia

¿Qué significa ser pobre?

En días recientes me he visto un poco arrastrada por las preocupaciones y actividades del día a día y esto es algo que me ha alejado un poco del trabajo espiritual que vengo haciendo. Hoy dejo esta historia para reflexionar y para recordarme a mí misma la importancia de conectar con la naturaleza, de no dejarme arrastrar por el consumismo y de seguir enriqueciendo el alma con las cosas que verdaderamente importan en la vida.

Un padre económicamente acomodado, queriendo que su hijo supiera lo que es ser pobre, lo llevó para que pasara un par de días en el monte con una familia campesina. Pasaron tres días y dos noches en su vivienda del campo.

En el automóvil, retornando a la ciudad, el padre preguntó a su hijo:
– ¿Qué te pareció la experiencia?..
– Buena – contestó el hijo con la mirada
puesta a la distancia.
– Y… ¿qué aprendiste? – insistió el padre…

El hijo contestó:
1.- Que nosotros tenemos un perro y ellos tienen cuatro.
2.- Nosotros tenemos una piscina con agua estancada que llega a la mitad del jardín… y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina, donde hay pececitos.
3.- Que nosotros importamos linternas del Oriente para alumbrar nuestro jardín…mientras que ellos se alumbran con las estrellas, la luna y velas sobre la mesa.
4.- Nuestro patio llega hasta la cerca.y el de ellos llega al horizonte.
5.- Que nosotros compramos nuestra comida;…ellos, siembran y cosechan la de ellos.
6.- Nosotros oímos CD’s… Ellos escuchan una perpetua sinfonía de golondrinas, pericos, ranas, sapos, chicharras y otros animalitos….todo esto a veces dominado por el sonoro canto de un vecino que trabaja su monte.
7.- Nosotros cocinamos en estufa eléctrica… Ellos, todo lo que comen tiene ese sabor del fogón de leña.
8.- Para protegernos nosotros vivimos rodeados por un muro, con alarmas…. Ellos viven con sus puertas abiertas, protegidos por la amistad de sus vecinos.
9.- Nosotros vivimos conectados al teléfono móvil, al ordenador, al televisor… Ellos, en cambio, están “conectados” a la vida, al cielo, al sol, al agua, al verde del monte, a los animales, a sus siembras, a su familia.

El padre quedó impactado por la profundidad de su hijo…y entonces el hijo terminó:
– Gracias papá, por haberme enseñado lo pobres que somos!
Cada día estamos más pobres de espíritu y de apreciación por la naturaleza que son las grandes obras del universo. Nos preocupamos por TENER, TENER, TENER y nos olvidamos del SER, SER, SER….

Nube de etiquetas